Seguimos con las intensas nevadas, y los niños son los primeros en querer disfrutarlas.

Pasar un fin de semana en la nieve es una forma muy bonita de estar en familia y aprovechar para hacer actividades. Pero hay que ir siempre bien equipados. Prevenir dentro de lo posible el frío e ir con cuidado con el sol es lo más importante. Y sobretodo, prestarle especial atención a los accidentes.

Os queremos dar algunos consejos sobre algunas precauciones para poder vivir este temporal de la mejor manera.

Antes de nada, es fundamental consultar el tiempo que va a hacer durante el día. Dependiendo de si va a nevar, llover o va ha hacer mucho frío es bueno considerar ir en otro momento.

Un factor evidente es controlar la vestimenta que vais a usar para la nieve, sobretodo si vais a realizar deportes de invierno. Hay que ir siempre muy bien abrigado y protegido. Es bueno que las prendas sean calentitas. Y que llevéis varias capas, la primera de ellas impermeable. Es recomendable, porque a veces los niños sudan y cuando paran, después pueden coger frío. Es aconsejable el mono de una sola pieza para los más pequeños de la casa. Acordaos también de sus manoplas, unos buenos calcetines y capas interiores de repuesto.

Para prevenir quemaduras de sol, por el reflejo de la luz en la nieve, hay que usar siempre protección solar. Incluso si no hace sol. Y acuérdate de ponértela al principio de la jornada. Y de seguir usándola cada dos horas aproximadamente, además de armarte de unas gafas de sol.

Deportes de nieve

Si eres fan de los deportes de nieve y un padre reciente, es mejor que esperes. Lo apreciarás más cuando tu hijo sea algo más mayor para ir a la nieve con él, ya que sino tendrás que estar muy pendiente del bebe, que no se costipe, que no se resbale, o que no se adapte bien al entorno. Lo mejor es cuando tienen a partir de cuatro años, que ya tienen la suficiente resistencia para aguantar y pasarlo en grande. ¡Puede ser un buen momento para empezar a esquiar..!

Si es así, es útil que tengan un monitor de esquí, ya que ellos saben enseñar de la mejor forma, además de conocerse bien las pistas y saber cuales son los mejores sitios para aprender y si están preparados para según qué pistas.

Siempre hay que regular bien los esquís o la tabla de snow a cada niño, que tengan el tamaño ideal y que se ajusten a su altura y peso.

Es importante que los niños aprendan las normas básicas en las pistas de esquí. Para disfrutar de los esquís y evitar accidentes, se les debe explicar que tienen que ir a una velocidad controlada, sobre todo en las zonas de recepción donde se acumula más gente, respetar al que va delante, no acceder a pistas con altos niveles de dificultad si no se tiene suficiente nivel ni tampoco acceder a zonas fuera de pista. 

Esperamos que os hayan servido de inspiración estos pequeños consejos. ¡Y a pasarlo bien!

¡Qué tengáis un buen día! 🙂